"Me encantaría regalarle un iFetch a mi perro, pero muerde y deshace todas las pelotas."

"Me encantaría regalarle un iFetch a mi perro, pero muerde y deshace todas las pelotas."

En iFetch, a menudo nos plantean este tipo de problemas. Cada vez que tenemos la oportunidad, brindamos consejos sobre este tipo de comportamientos en base a la experiencia personal, ya que cuando compramos el iFetch para Jorgelina no nos escapamos, al principio también deshizo las mini pelotas. Por este motivo, me pareció una buena idea compartir estos consejos con todos ustedes en el post de hoy, con los deseos que les puedan servir como nos sirvieron a nosotros.

Antes que nada es oportuno aclarar que no soy adiestradora ni me considero una entendida, ¡ni mucho menos escritora! Soy una simple mamá perruna primeriza, que cuando me trajeron a mi mini salchichita no sabía qué hacer ni cómo enseñarle. Pero hay algo sabía seguro. Estaba determinada a lograr que no rompiera las cosas de la casa y se comportara medianamente bien. Fui leyendo, aprendiendo y tratando de aplicar esos nuevos conocimientos, los cuales, meses más tarde pude trasladar a las mini pelotas iFetch y a todo lo que yo quisiera que no rompiera.

Como todos sabemos, si tenemos un cachorro de entre tres y seis meses podemos entender este comportamiento como algo normal, ya que lo más seguro es que le duelan las encías porque le están saliendo los dientitos. Para mi la regla de oro desde el primer día que Jorgelina pisó esta casa, fue tener varios chiches para ella. 

Es cierto que por más juguetes que tenga un cachorro, es inevitable que quiera investigar cada objeto que hay en la casa, olerlo, lamerlo, ¡morderlo! Para ello es fundamental vigilarlos y en el momento que está haciendo lo que no queremos, decirle con firmeza "no". Si no responde, insistir hasta que deje de hacerlo y así lograr que pueda asociar el "no" con detener una acción. 

No es cuestión de prohibir que muerda o que juegue con algo. Sino la clave es re-dirigir esa energía hacia otro objeto. Ejemplo: Jorgelina agarra un zapato y lo comienza a morder, en ese momento le digo "¡no!" Inmediatamente se lo saco y le doy uno de sus chiches para sepa que eso sí puede morder. 

Retarlos después de que ya hicieron la acción, por ejemplo cuando volvemos de trabajar y nos encontramos con que explotó un almohadón, no suele ser muy útil ya que no entenderán por qué los estamos rezongando. La acción debe ser en el momento. 

Así entonces esos principios los trasladamos a las mini pelotas. Otro consejo que puede ir a la par es solo jugar con las mini pelotas cuando jugamos con el iFetch. Cuando se termina el momento de juego, guardarlas.

Hoy por hoy, Jorgelina ya no deshace las mini pelotas y está solo interesada en sus chiches y no toca nada de la casa. Sabe cuando algo es de su propiedad cuando formalmente se lo entregamos. No toma nada por sí sola que no sean sus juguetes y eso lo fue desarrollando naturalmente. Claro siempre hay excepciones y esas son las medias, que ama robarlas ; )

Hacer nuestro esfuerzo por modificar este tipo de comportamientos debe ir siempre de la mano de mantener a nuestro perro ejercitado. Como mencionábamos en nuestro post anterior, romper, morder, destrozar puede ser además sinónimo de estrés y necesidad de liberar energía. Jugar con el iFetch, dar buena caminata y un poco de correteo significa que un perro cansado es un perro feliz.